Actualidad

El Derecho debe ser un instrumento real de protección de las víctimas

11.10.2019

El Derecho debe ser un instrumento real de protección de las víctimas

La Universidad Autónoma de Lisboa acogió en la tarde de ayer el Congreso “Amenazas del Estado de Derecho Democrático en el Siglo XXI”, una jornada profesional en la que seis expertos jurídicos compartieron su visión profesional. Baltasar Garzón, director de ILOCAD, ofreció una conferencia en la que destacó la importancia de que la Justicia y el Derecho se adecúen a la sociedad en la que vivimos.

Organizada por el despacho portugués RSA Advogados, la jornada reunió en la mesa al doctor en Derecho Pedro Trovão do Rosário, a María José Morgado, magistrada del Ministerio Público portugués, y el abogado Antonio Raposo. Tras el descanso, la mesa acogió la participación de Baltasar Garzón, el juez Ricardo Cardoso y Rui Pereira, todos ellos moderados por la periodista Isabel Damásio.

La necesaria evolución del Derecho en el siglo XXI

“Aplicamos teorías del Derecho a una realidad social muy diferente a la que era en el pasado, una realidad que ha evolucionado más rápido que el propio derecho”. Así comenzaba Baltasar Garzón su análisis de la situación de la justicia actual, una justicia “que muchas veces se queda obsoleta a la hora de ofrecer soluciones”.

¿Y cuál es la solución? “El único sentido del Derecho para regular las relaciones sociales, pero también las relaciones del ser humano con el medio ambiente y el contexto en el que vivimos es enfocarlo desde su función como un instrumento real de protección de las víctimas. Éste es el verdadero desafío del Derecho en el siglo XXI”, una forma que permita adecuar las teorías establecidas a la sociedad moderna y las situaciones que vivimos en la actualidad.

“Es necesario que el Derecho dé herramientas de empoderamiento a las víctimas y que siempre avancemos para delante, nunca para restringir derechos”. En este punto destacó la necesidad de permanecer alerta, “vivimos en un momento de regresión y cada vez ponemos más trabas, muros, exclusión… cuando parecía que ya estábamos en el camino adecuado”.

Garzón puso sobre la mesa un ejemplo muy claro que vemos cada día en la lucha contra la corrupción. “Acudimos al Derecho Penal para criminalizar muchas conductas en este sentido, pero no nos damos cuenta de que ese recurso también lo usan las grandes corporaciones para encubrir otras prácticas. Y lo que debería ser un recurso para proteger a las víctimas, se usa de forma equivocada”.

En este sentido, lanzó una llamada a los estudiantes de la Universidad, los profesionales del mañana, que son los responsables de la interpretación del Derecho en el futuro: “La Justicia la aplicamos los humanos y no debe ser una categoría estanca, sino dinámica. Cuando interpretamos el Derecho no lo estamos haciendo pensando en la persona que lo va a recibir, y es indispensable cambiar el paradigma, hay que convertir al derecho en un instrumento de protección del ciudadano”.

En este punto enlazó su discurso con la defensa de la Jurisdicción Universal, todos debemos luchar contra la impunidad de quienes cometen crímenes contra la humanidad. Además, señaló otro de los desafíos del siglo XXI: “el de homogeneizar las categorías del Derecho, universalizar las responsabilidades y llegar, de este modo, a la igualdad entre ciudadanos”. Para ello, también “es importante que los jueces no solamente se dediquen a resolver los conflictos de su jurisdicción, sino a explicarlos y hacer pedagogía”.

Ver todas las noticias